jueves, 2 de abril de 2009

ABEL MURCIA

...
.....
Cuando muera la casa
y el verdín se haga dueño de las tejas,
cuando sólo el silencio
recorra las paredes, pise fuerte
en los suelos, baje las escaleras,
cuando el vaho del tiempo
se adentre en las ventanas
y se convierta en su único reflejo,
cuando el polvo se pose
encima de más polvo
hasta cubrir las huellas
de todos los recuerdos,
cuando se resquebrajen
los ladrillos y en sus grietas no encuentren
los insectos refugio.
Cuando muera la casa,
qué rastro entonces quedará de todo.
...
....
* Abel Murcia (Vilanova i la Geltrú, 1961), licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Barcelona, ha sido profesor de español en las Universidades de Lodz y de Varsovia, en la UIMP de Santander, y en el Instituto Cervantes de Varsovia, centro que ha dirigido. En la actualidad dirige el Instituto Cervantes de Cracovia. Es autor de varios diccionarios bilingües y codirector de una serie de lecturas graduadas de la editorial Edinumen, donde tiene publicada La última novela. También es el traductor al español, junto al poeta mexicano Gerardo Beltrán, de la obra poética de distintos autores polacos, entre los que se hallan la Premio Nobel Wisława Szymborska (Poesía no completa, F.C.E.; e Instante, Ediciones Igitur), y Tadeusz Różewicz (Siempre fragmentos, bid & co. editor) y, en solitario, de la poesía de Ryszard Kapuściński (Poesía completa, Bartleby editores). Asimismo, es autor del libro de poemas Kilómetro 43 (Bartleby editores). Sus poemas han sido traducidos al italiano, al lituano, al polaco y al portugués. Es miembro honorífico de la Asociación de Escritores Polacos. Con este poema inédito se cierra el libro Cuestión de formas que publicará la editorial de Vilanova i la Geltrú, El cep i la nansa.
....
* El cuadro es de Malevich.
.........

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante entrada, la verdad. No conocía al poeta Abel Murcia, pero el poema me resulta familiar. El caso es que, recorriendo mi biblioteca, he encontrado un poema de Vladimir Kublieba, que viene a sugerir casi la misma idea.

Supongo que es uno de los riesgos de la hipertextualidad.

siempreconhistorias dijo...

Bellísimo poema.
A leer.
Gracias.

Juan Carlos Márquez dijo...

Me ha gustado mucho el poema, Fernando. Buena elección.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Conocía la faceta de traductor de Abel gracias a su blog, que hace tiempo visito, pero no la de poeta. Estaré más atento.

Bel dijo...

Tampoco yo conocía realmente la obra de Abel Murcia. Hermoso poema y preciosa imagen de Malevitch. Gracias, Fernando.

Anónimo dijo...

Esperaremos la llegada de tus nuevos versos para hacernos con ellos y disfrutarlos/-te.
La del fondo del pasillo a la derecha :-)

Ada dijo...

Poema bellísimo. Lleno de esa tristeza que conlleva el deterioro y precede al abandono. Ese verso 'Cuando muera la casa' ya marca el comienzo de la agonía.
Besos.

albalpha dijo...

La pregunta sobre la trascendencia. Hermoso poema.

Besos

Alba

Anónimo dijo...

Gracias por escribir y que los demás podamos disfrutar de su verbo.
Gracias por compartir.

José Antonio Ávila