lunes, 1 de agosto de 2011

Cada mañana una ciudad, por Beatriz Alonso Aranzábal

..
El Báltico que he conocido ha sido un mar muy tranquilo, una superficie azul oscura que se ha dejado surcar sin oponerse. Comenzó el crucero en Copenhague, una ciudad con vocación de cuento de hadas que se resume bien en su pequeño parque de atracciones, el Tivoli, con aires orientales, sauces llorones y farolillos de colores. Fue el único momento de todo el viaje en que llovió. Un paseo posterior hasta la Sirenita nos confirmó que es muy pequeña y que los turistas se arremolinan sin dejarla en paz. Por sus calles hombres y mujeres visten con calzado deportivo, elegantes en su atuendo de sport, y ágiles en sus andares o encima de las bicicletas.
..

e de atraParque de atracciones Tivoli
cciones Tivoli
Al día siguiente en Alemania pisamos la arena de Warnemünde, pequeña localidad de veraneo donde vuelan cometas y los niños se meten en bolas gigantes de plástico que flotan en una piscina hinchable. Pocos se bañaban bajo el cielo surcado por nubes blancas, grises y algún chubasco, lo cual nos hizo desistir de intentarlo. Los veraneantes paseaban junto a los canales comprando cucuruchos de pescados ahumados, trozos enormes de peces secos, y lo acompañaban de cerveza Rostock. También se consumían perritos calientes, salchichas, crepes y helados. Y había muchos puestos de fresas. Quizá porque el día era más brillante que en Dinamarca, me pareció que los colores en las casas eran más vivos en Alemania, y como tampoco era un lugar de turistas extranjeros el inglés no servía como moneda de cambio.
...
Playa de Warnemünde
...
Navegando hacia Suecia pasamos de largo por nuestra siguiente escala, Visby (en la isla de Gotland), debido a un problema con la propulsión del barco, lo cual provocó un amago de motín por parte de algunos pasajeros, pero no por motivos románticos a lo Bounty, sino por el parné. Atracamos temprano en Nynäshamn, cerca de Estocolmo, adonde llegamos en autobuses que nos dejaron delante del palacio de la Ópera. Descubrí una ciudad soleada y de amplias perspectivas sobre el agua (está construida sobre 14 islas) con elegantes e históricos edificios de grandes ventanales. El casco histórico pertenecía al turismo, masivo, chancletero, capaz de esperar una hora al sol para ver un cambio de guardia en el Palacio Real. Los suecos andaban muy cerca, en las calles comerciales, entre los tenderetes de frambuesas, arándanos, cerezas y guisantes, en las paradas del tranvía o embarcando para recorrer los canales. Qué pena que no hubiera tiempo para imitarles.
....

En la entrada del ayuntamiento de Estocolmo
....
Al llegar a Estonia desembarcamos prácticamente dentro del casco histórico de Tallin, con las temperaturas elevándose y los mosquitos rondando a los turistas que zumbaban por las callejuelas y se metían en las pequeñas y hermosas iglesias ortodoxas (que no tienen bancos para sentarse). Fue la escala más corta asi que la visita fue brevísima, por un decorado de tonos pastel (verdes, amarillos, ocres, rosas, azules) y aires medievales. Pura historia congelada a los ojos de los visitantes.
....

Fachada de la catedral de Alejandro Nevski, Tallin
...
La llegada a San Petersburgo nos obligó a retrasar dos horas el reloj, afrontar una minuciosa revisión del pasaporte y visado, y sentir una sofocante temperatura de 30 grados cargada de humedad. La visita temprana al Hermitage nos evitó hacer cola a la entrada, pero no las aglomeraciones en su interior, donde seguíamos, entre codazos, a nuestra guía Kira con auriculares a través de salas ricas en mármoles de Carrara, piezas de malaquita, porcelanas, y rematadas en pan de oro. La codicia máxima de zarinas y zares, que tenían allí su Palacio de Invierno, su segunda residencia. La pinacoteca como es bien sabido es de las mejores del mundo. Pero descubrí una extraña afición, que consiste en no mirar los cuadros sino fotografiarlos: la gente hacía cola para acercarse a la obra en cuestión y disparaba. ¿Admirarían después esas obras en la soledad de la pantalla de su ordenador? De lo que pude contemplar (en el brevísimo tiempo dedicado a la pintura de nuestra excursión) me impresionó el Hijo Pródigo de Rembrandt, vi la pequeña Madonna de Leonardo da Vinci, y salté a la Polinesia en la sala de Gauguin, entre otras joyas del siglo XX. Supongo que en invierno será distinto. De hecho es tan impresionante el frío que el majestuoso río Neva, que discurre delante de los palacios que componen el Hermitage, se congela. Y para que la gente no tenga la tentación de caminar sobre sus aguas, suele pasar algún rompehielos para fragmentarlo. Otra curiosidad es que de madrugada los puentes se levantan y quien queda atrapado del otro lado del río no puede cruzarlo hasta que vuelven a bajar, pues es el momento de que las embarcaciones puedan remontar el río hasta su nacimiento en el lago Ladoga. Me encantó el repaso histórico de la ciudad con todos sus fastos y su rico pasado cultural, pero también con sus terribles momentos, como el sitio de Leningrado.
...

El río Neva, y al fondo San Petesburgo
....
El último día desembarcamos en Helsinki, una ciudad de aire apacible y líneas elegantes en la arquitectura de sus casas: curvas modernistas, fachadas art nouveau, edificios de Alvar Aalto. Nuestra guía mexicana, en el recorrido en autobús con paradas que hicimos antes de llegar al aeropuerto, nos puso los dientes largos imaginando unos días en alguna cabaña perdida con su sauna y su lago, su naturaleza y su soledad.
....

Estación de trenes, diseñada por Eliel Saarinen,  1914
...
Seis países en siete noches, gracias a un hotel flotante que no recomiendo como forma de viajar (horarios rígidos, falta de intimidad), pero en este caso el fin justificaba los medios: hacernos una idea del norte de Europa para saber adónde volver, cuando se pueda. El mundo se merece miradas más profundas, inmersión en su pasado y tiempo.
....
* P.S. Durante el mes de agosto, publicaré las microcrónicas de viaje que me mandéis, seleccionando las que más me gusten. Tienen que ser inéditas e ir acompañadas de fotos. Gracias.  
....

8 comentarios:

Víctor dijo...

Buena propuesta, Fernando. Y yo sin vacaciones este año... ggrrhrhrr... Menuda envidia me dio Beatriz... Un abrazo.

elena gabriel dijo...

Qué buena idea, Bea, hacer un recorrido y contarlo tan bien... :)
Da ganas de estar ahí!!! :)

Rosana Alonso dijo...

Me ha gustado mucho este texto de viajes de Beatriz.

A los que aún no tenemos vacaciones y además tampoco podremos viajar más allá de nuestras fronteras nos ayuda a viajar a través de sus ojos.

Muy buena guía Bea.

Un abrazo

Sinsellos dijo...

Es la primera vez que comparto mis vacaciones de esta forma tan abierta. Ha sido muy interesante ponerse a escribir sobre lo que acabas de pasar (gracias por la invitación, Fernando), porque en cuanto te reincorporas al trabajo todo queda atrás y medio olvidado.

Un abrazo
Bea

Isabel González González dijo...

¿Treinta grados en San Petesburgo? Yo visité la ciudad en invierno, hace tropocientos años y me parece increíble. Un viaje precioso. Eso sí, se notan las ganas de disfrutar con más calma de cada escala. Tallín me ha abierto el apetito de viajar. De eso se trata en las crónicas viajeras. Gracias por compartir, Bea.

Sinsellos dijo...

Hola Isa, en diciembre del año pasado llegaron a los 30 bajo cero. Hay que tener cuerpo para aguantar cambios de temperatura de... ¡60 grados! Un beso

Nicolás Jarque dijo...

Me ha encantado este repaso por el Norte de Europa.Con sus anecdotas y apuntes históricos, que por momentos me han traslado hasta allí. Me parece una buena idea relatar unas vacaciones, y sí es de esta manera... queda genial.

Un saludod.

MªÁngeles dijo...

Me gusta la forma que tiene Beatriz de contarnos su viaje.
Nos acerca a la realidad, al día a día.
La ciudad se ve vibrar, y eso es lo que gusta.
No es un folleto turístico, frío y matemático.
Así se conoce mucho mejor los lugares que se visitan.
Gracias por esta crónic.