martes, 12 de marzo de 2013

Los laberintos de Medardo Fraile

......
El destino, que traza a veces extrañas cabriolas, en la última hora le ha jugado un par de malas pasadas a nuestro escritor, quien acaba de morir a los 87 años. Para empezar, ha querido que el último libro publicado sea una nueva reedición de su única novela, que recupera su primitiva denominación: Laberinto de fortuna (Menoscuarto, 2012). El mismo autor ha confesado que la escribió para demostrar que también era capaz de cultivar el género más popular, si bien el resultado, de compararlo con sus memorias, El cuento de siempre acabar (Pre-textos, 2009), se halla muy próximo a la prosa memorialística. La segunda jugada tal vez haya sido morir en Glasgow, aunque fuera en esta ciudad donde terminara asentándose tras abandonar España en 1964, donde ha sido catedrático de español en la Universidad de Strathclyde.    
.......
 
 
........
Medardo Fraile nació en Madrid y pronto se relacionó con las gentes del teatro. Así, aparece entre los fundadores del grupo de teatro experimental Arte Nuevo (1945), junto a Alfonso Sastre y Alfonso Paso. A pesar de ello, su prestigio se lo debe al cultivo continuado del cuento, como componente de la denominada generación del cincuenta, junto a Aldecoa, Sánchez Ferlosio, Fernández Santos, Ana María Matute y Carmen Martín Gaite. A todos ellos los unió la amistad, más que una semejante concepción del hecho literario.
......
Su primer libro de narraciones, denominación que imperaba en la época fomentada por Aldecoa, fue Cuentos con algún amor (1954), y el último ha sido Antes del fututo imperfecto (Páginas de Espuma, 2010), en parte antológico, pero con numerosos inéditos. Pero su mayor reconocimiento quizá haya sido el Premio de la Crítica, que recibió en 1965 por Cuentos de verdad. Todos ellos en la tradición que arranca con Chéjov y continúa con K. Mansfield, aunque nunca apreciara a Carver, el último eslabón. En varias ocasiones comentó cómo escribía. Confesó que corregía una y otra vez, siempre en busca de la palabra exacta, que se alcanzaba por medio de la sobriedad y la precisión, y cuál era su idea del cuento. Así, opinaba que las narraciones debían decirlo todo, pero sin contarlo, para que se percibiera el eco de la historia. Y como le confesó en una entrevista a Sergi Bellver, trabajaba con la ternura, la ironía y el humor, pero también se valía de los colmillos si era necesario, y con las muchas verdades, mentiras y misterios que esconde la condición humana.  
......
 
 
.......
No puede decirse que su obra no haya tenido la suficiente difusión, pues disponemos de dos ediciones distintas de cuentos completos, en Alianza (1991) y en Páginas de Espuma (2004), con prólogo del escritor Ángel Zapata, a las que sumaría la antología de Cátedra (2000) al cuidado de Pilar Palomo. Su escritura, sin embargo, no se limita a los géneros ya citados, puesto que cultivó también la literatura infantil, la crítica teatral, el ensayo, el artículo y el microrrelato. En este primer balance de su trayectoria podemos contar con un buen puñado de buenos cuentos y con el respeto y aprecio que le ha profesado un narrador veterano, como es José María Merino, o los más jóvenes Eloy Tizón, Ángel Zapata, Javier Sáez de Ibarra e Hipólito G. Navarro.
.......
* En la foto aparecen de pie Medardo Fraile, Claudio Rodríguez, Carlos Bousoño y José Hierro; y sentados, Aleixandre y Concha Lagos. Esta necrológica ha aparecido publicada en el diario La Vanguardia, 11 de marzo del 2013.
......

6 comentarios:

Ximens dijo...

Tengo que reconocer que solo he leído de él dos relatos "El álbum" y "La carta", y que me gustaron. Cada vez me da más rabia haber llegado tan tarde a la Literatura, y haber perdido tanto tiempo en los best seller. En fin, la fe que se va por la que se viene.

Carmen Peire dijo...

Gracias por tu homenaje. Sobran palabras solo matizaría algo: no es tan malo morir en Glasglow, frente a la España que impera.
Saludos de cuento

Fernando Valls dijo...

Claro que no, Carmen, pero Medardo era tan despegado con las cosas de Escocia y, a veces tan castizo, aunque nunca fue un escritor castizo, claro, que pensé que le hubiera preferido morir en España, aunque quizá en otro, algo diferente a la que ahora padecemos. Saludos.

Petrusdom dijo...

En su libro "Escritura y verdad.Cuentos completos" descubrí al escritor sin sombras y de palabras escuetas llenas de vida.
Es una pena que se haya ido.
Saludos.

Jose Miras dijo...

La belleza que Medardo ponía en cada una de sus páginas era pareja a su actitud enérgica ante la vida. Sabía parase en lo que de veras merece la pena. Es su escritura se respira la misma honestidad, sinceridad y naturalidad de su trato siempre grato y generoso. Amaba la vida, y aunque español hasta los tuétanos, le chiflaban el teatro de Pitlochry, las puestas de sol diáfanas en Largs, así como los lagos y otros parajes escoceses.
El suyo fue siempre un espíritu joven, despierto, atento, valeroso, edificante.

Jose Miras dijo...

Habrá un Funeral por el descanso eterno de Medardo Fraile, en Madrid, el día 19 de abril, viernes, en parroquia de Santa Bárbara, -plaza de las Salesas Reales- a las 19:45. Por favor, divúlguenlo.