domingo, 12 de enero de 2014

`Verde como el hielo´, libro de microrrelatos de Pedro Sánchez Negreira

....
TIRRIA
....
La vi por primera vez en una fiesta y en ese instante supe que la odiaría toda mi vida. El perfume de su mirada y el sabor de su risa no me distrajeron –ni un segundo– de un escote que –aún hoy– consigue que no pueda soportarla. Me cuesta creer que me pasara toda la noche pensando en cuánto deseaba verla lejos de mí, en cómo aborrecía el modo en que aquel vestido de seda se ceñía a su talle. Supe por Alfredo, el anfitrión, a qué se dedicaba, dónde trabajaba, qué la divertía y que zonas frecuentaba. Abandoné la fiesta inmediatamente después de ella, sólo para confirmar –mientras la seguía– la magnitud de la aversión que me suscitaba. Desde entonces he hecho cuanto ha estado a mi alcance para que conociera mis sentimientos. Cartas –anónimas– en las que le hablaba de la ojeriza que me provocaba. Llamadas –muchas, a todas horas– en las que le escupía mi encono. Finalmente conseguí que aceptara una cita. Aquella tarde, mientras se derretía el hielo de su café, le juré que esta fobia por ella era la única que había sufrido en toda mi vida, que nunca había sentido una repulsión así por nadie y que no sentiría otra igual. Entonces ella me miró a los ojos y –después de llamarme «tonto»– me juró que padecería la repugnancia que yo le causaba hasta el día de su muerte.....
.......
.............
* Este microrrelato forma parte del libro editado por Zaera Silva, en La Coruña, a finales del 2013.......
 

28 comentarios:

Beatriz AA dijo...

Todos sabemos de qué está hablando sin que lo mencione, y dónde desemboca, a veces, tanto odio :-)

Enhorabuena al autor por ese libro que leeré pronto.

Manuel Rebollar Barro dijo...

Los que ya le conocíamos gracias a su indispensable blog sabíamos que. tarde o temprano, haría el camino hacia el lugar donde las letras guardan su legado hacia la inmortalidad: el papel.

Enhorabuena, Pedro, y enhorabuena, lectores analógicos

Saludos merecidos

Pedro Herrero dijo...

La lectura de este texto me da un guiño a la relación que mantienen los protagonistas de la película "Tesis" de Alejandro Amenábar. Solo un guiño, en relación a esa contradictoria sensación de amor y odio que puede unir a dos personas. O de la impresión equívoca con la que ese tipo de atracciones puede verse desde el exterior. También me trae a la memoria una pelea que tuve en mi juventud con una chica del grupo con el que salía. A la vista de aquel conflicto, alguien del grupo comentó: estos dos acabarán juntos. Por fortuna, se equivocó.

El texto exhibe una habilidad notable a la hora de mantener la tensión que desarrolla el argumento. Coloca al espectador a escasos milímetros de la trama. Derrocha ingenio en el manejo de las imágenes (exquisita, a mi entender, la del café que se derrite como preámbulo de la seducción). Y se cierra con una sentencia llena de lapidaria ternura.

Estoy a medio leer el libro de Pedro, que recibí recientemente por correo. Presumo que no tendré bastante con un par o tres de lecturas, y que va a permanecer en mi mesa de trabajo hasta que lo aborrezca.

Mei Morán dijo...

A juzgar por este relato y conociendo ya tu prosa imagino la fuerza de tus palabras en el resto del libro. Pedro, enhorabuena por la publicación.
Un abrazo

David Moreno (No Comments) dijo...

Enhorabuena por este micro con buena elipsis. Espero también que este tu libro caiga pronto en mis manos.

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Ximens dijo...

Enhorabuena, Pedro, por montar otra vez en esta Nave, ahora con un equipaje más completo. He tenido la fortuna de desmenuzar tus microrrelatos antes de su publicación y aún así sigo leyendo un par de ellos todos los días. Con Tirria nos muestras las costuras del amor, nos retuerces lo convencional y nos recolocas los hemisferios.

Nicolás Jarque dijo...

La tirria y el amor, el odio y la pasión, y sentimientos similares y confrontados son los que en muchas ocasiones nos convierten en héroes o en villanos, en valientes o cobardes, en cuerdos o en dementes...

Sensacional cómo has conseguido cambiar el sentido de la vida, aquí no es el amor el que marca sino el odio.

Espero en breve leer tu libro.

¡Enhorabuena,Pedro!

Abrazos.

Patricia Nasello dijo...

Enhorabuena a Pedro por la publicación del libro y gracias dobles por Tirria: a Pedro por escribir esta delicia y a Fernando por publicarlo.

Desde Córdoba, Argentina, dos fortísimos abrazos.

Araceli Esteves dijo...

Un buen ejemplo de lo que encontramos en "Verde como el hielo". No os lo perdáis.

Susana Camps dijo...

Enhorabuena por tu libro, Pedro, y por aparecer en este magnífico escaparate con un micro que pide paso para que "Verde como el hielo" se instale en nuestra librería. Espero leerlo pronto.
Abrazos

Fernando Valls dijo...

En Barcelona, por ejemplo, lo he visto en la librería La Central, de la calle Mallorca. Saludos.

virgi dijo...

¡Qué bueno! Como darle la vuelta al calcetín y toparnos de bruces con nosotros mismos.

Carlos de la Parra dijo...

Enhorabuena Pedro por crear ésta pieza que se atreve a mostrar las inquietudes intensas que llega a producir un amor como el descrito. El misterio de las emociones y tempestades del corazón en éste territorio infinito para los poetas y prosistas, y aquí te formaste en ambas filas y generosamente das a todos los lectores éste fruto del talento.
Puedes considerar tu éxito como inevitable ante las virtudes de tu obra.
El oro vale por sí solo.

desdemipinar dijo...

Pues habrá que hacerse con él... ¡Felicidades Pedro!.
Un abrazo admirado.

Raquel dijo...

Enhorabuena, Pedro, por surcar de nuevo los mares en esta nave de lujo, con uno de los micros de tu magnífico libro.

Besos!!

Arte Pun dijo...

Felicidades Pedro, te leo con tirria, con mucha tirria.

Este señor a parte de escribir tan bien, es una persona encantadora.

Gracias Fernando. Abrazos

Isabel Martínez Barquero dijo...

Casi, casi lo tengo acabado y he de felicitar a Pedro por este "Verde como el hielo".
A ti también, Fernando, por traerlo hasta aquí.
Abrazos.

Lola Sanabria dijo...

Enhorabuena, Pedro. Mi deseo de que el libro provoque mucha querencia y ninguna tirria.

Abrazos para el anfitrión y el visitante.

manuespada dijo...

Enhorabuena, Pedro, te leo en breve. Me gusta mucho el título del libro.

Petra Acero dijo...

Una tirria enorme leerte, conocerte y seguir leyéndote...
Enhorabuena, Pedro.

Un abrazo grande y una admiración en aumento.

Miguelángel Flores dijo...

Qué maestría para hablar del amor y de la seducción a través de todo lo contrario. Qué derroche de buen gusto para escoger las imágenes y las palabras que las describe. Deseando estoy de cogerle manía a tu libro.

Un abrazo, o al revés.

Elysa dijo...

Yo no digo nada que se me va a notar mi adicción a las letras de Pedro. ¡Bueno, sí! algo voy a decir, que me alegra leerlo en esta Nave y que sería una lástima que desaprovecharais el placer de leer el resto de los micros que contiene Verde como el hielo.

Besitos

hugo dijo...

Hola Fernando:

Excelente forma de abrir el año acondicionando la cubierta de LaNave para que vea el mar -que es una forma de ver el mundo- este incansable galeote del microrelato.

Pedro:

¡enhorabuena por la publicación de este "Verde como el hielo";
acertado el título y acertado el adelanto que nos dejas con este "Tirria" -interesante la narración desde el negativo que un "tonto" en boca de ella valdrá para
positivar todo el relato-

pibe,
¡éxitos! y el día menos pensado nos vemos para tomar unos mates con... tortas de grasa ¿eran tortas, no? jejeje

salut,
hugo

Amando García Nuño dijo...

Mira que son crueles. Con lo fácil que la habría resultado hacerte un corte de mangas (tapando el escote, claro) y dejar que continuaras tu vida felizmente, pudiendo odiar a todas las demás.
Salud-os y enhorabuena

Mariuca dijo...

Yo lo estoy leyendo ahora, y lo estoy disfrutando muchísimo. Uno de los relatos, tan breve como cargado de historia, me ha aflojado la lagrimilla. Otro me ha hecho reír. Otro me ha dado un buen zurriagazo. Otro... ¿Sigo? No, no sigo. Ya lo reseñaré en el blog, a ver si de una vez por todas me reconcilio con él. Enhorabuena, Pedro.

Jordi Masó Rahola dijo...

Un magnífico microrrelato. Entran ganas de leer más. No voy a perderme este libro. ¡Gracias por darlo a conocer!

L.P. dijo...

Pedro, felicidades por embarcar en esta nave con este hermoso botón de muestra.
Verde como el hielo, lo estoy disfrutando a pequeños sorbos, es tan intenso y cada relato está tan bien contado que tendré que volverlo a releer cuando lo acabe.

Abrazos enormes

Diarium Barberà dijo...

Si queréis leer una autoreseña de este libro entrad en el blog de nuestra Microlibreía: Pedro Sánchez Negreira nos acerca a VERDE COMO EL HIELO.
No te lo pierdas.
http://diariumbarbera.blogspot.com.es/2014/01/pedro-sanchez-negreira-nos-acerca-su.html